lunes, 3 de noviembre de 2014

El Papa exhortó a frenar la cultura de la destrucción y pidió paz en Jerusalén

El Papa exhortó a frenar la cultura de la destrucción y pidió paz en Jerusalén 
 Lunes 3 Nov 2014 | 10:16 am 
Ciudad del Vaticano (AICA): El papa Francisco acudió hoy al Cementerio del Verano, en Roma, donde criticó al hombre moderno que “se cree que es Dios” y advirtió sobre la “cultura de la destrucción” que lleva a “devastar la vida, las culturas, los valores, la esperanza¨. En la misa por el Día de Todos los Santos, el pontífice pidió pensar ¨en esos santos ignorados¨ que son niños enfermos y hambrientos, pobres, refugiados y víctimas de la guerra. Tras el rezo del Angelus desde la ventana del Palacio Apostólico, el Papa se unió espiritualmente a todos los fieles que en diversas partes del mundo visitan los cementerios para recordar a sus seres queridos difuntos e invitó a rezar porque ¨la Ciudad Santa, querida por judíos, cristianos y musulmanes, que en estos días ha sido testigo de diversas tensiones, pueda ser cada vez más signo y anticipo de la paz que Dios desea para toda la familia humana”. 

 El papa Francisco acudió hoy al Cementerio del Verano, en Roma, donde criticó al hombre moderno que “se cree que es Dios” y advirtió sobre la “cultura de la destrucción” que lleva a “devastar la vida, las culturas, los valores, la esperanza".
 En la misa por la solemnidad de Todos los Santos, el pontífice invocó la ayuda de Dios "para detener esta loca carrera de la destrucción".
 "El hombre se cree que es Dios, que es un Rey. Pero es una industria de destrucción. Es incluso un sistema de vida que lleva a que las cosas no se puedan ajustar y se las excluye: se excluye a los niños, las personas de edad, los jóvenes sin trabajo los pueblos", subrayó.
 Al referirse al inicio del invierno en el hemisferio norte, el Papa dijo: "Ahora empieza el frío: esos pobres que tienen que huir de sus casas, sus pueblos, en el desierto, para salvar sus vidas y viven en tiendas de campaña, tienen frío y hambre y carecen de medicamentos".
 "Es como si esas personas, esos niños enfermos y hambrientos no contaran, fueran de otra raza, no fueran humanos", lamentó al pedirle a los fieles que este día de Todos los Santos "piensen en esos santos ignorados".
 Angelus 
 El papa Francisco se unió espiritualmente este sábado a todos los fieles que en diversas partes del mundo visitan los panteones para recordar a sus seres queridos difuntos.
 Asomado desde la ventana de su estudio personal en el Palacio Apostólico del Vaticano y ante miles de personas congregadas en la Plaza de San Pedro, el pontífice recordó que los dos primeros días de noviembre constituyen para los católicos “un momento intenso de fe, de oración y de reflexión” sobre las “cosas últimas” de la vida.
 Aseguró que celebrando a Todos los Santos y conmemorando a los Fieles Difuntos, la Iglesia peregrina en la tierra, “vive y expresa” el vínculo espiritual que la une con la Iglesia del cielo.
 “Hoy damos gloria a Dios por la legión innumerable de los santos y de las santas de todos los tiempos: hombres y mujeres comunes, simples, a veces ‘últimos’ para el mundo, pero ‘primeros’ para Dios”, sostuvo y agregó: “Al mismo tiempo recordamos a nuestros seres queridos difuntos visitando los cementerios: es motivo de gran consuelo pensar que ellos están en compañía de la Virgen María, de los apóstoles, de los mártires y de todos los santos y las santas en el paraíso”, agregó.
 Además el Papa dijo que la fiesta de los santos recuerda la “Jerusalén celeste” y llamó a unirse en la oración por la ciudad de Jerusalén, en Tierra Santa.
 “Los invito a rezar porque la ciudad santa, querida por judíos, cristianos y musulmanes, que en estos días ha sido testigo de diversas tensiones, pueda ser cada vez más signo y anticipo de la paz que Dios desea para toda la familia humana”, pidió a raíz de la tensión entre palestinos e israelíes por la decisión de las autoridades de Israel de cerrar la Explanada de las Mezquitas.+
Publicar un comentario