viernes, 27 de septiembre de 2013

Más expresiones de repudio por la profanación a la iglesia de San Ignacio

Más expresiones de repudio por la profanación a la iglesia de San Ignacio 
 Viernes 27 Sep 2013 | 10:44 am 
 Altar dañado 

Buenos Aires (AICA): Los hechos vandálicos en la iglesia de San Ignacio de Loyola, el templo más antiguo de la Ciudad, y la profanación del altar perpetrados por un grupo de alumnos del Colegio Nacional Buenos Aires, sigue generando el rechazo de diversas instituciones y demuestran que los credos reconocidos en el país tienen la convicción común de la defensa de todos los símbolos religiosos. 

 Los hechos vandálicos en la iglesia de San Ignacio de Loyola, el templo más antiguo de la Ciudad, y la profanación del altar perpetrados por un grupo de alumnos del Colegio Nacional Buenos Aires, sigue generando el rechazo de diversas instituciones y demuestran que los credos reconocidos en el país comparten la convicción de defender de todos los símbolos religiosos.

 Acción Católica Argentina: 
“A la vez que repudiamos lo sucedido, llamamos la atención sobre la necesidad de valorar el diálogo libre y responsable como medio de expresión de la propia identidad e intereses, búsqueda de encuentro y medio para dirimir discrepancias.
 “¡Si a la Convivencia, con respeto y en Paz! ¡No a la violencia, en cualquiera de sus formas! “Nuestra solidaridad y oraciones, como señales de desagravio a un lugar histórico, consagrado a la alabanza, la comunión, el perdón y la reconciliación.
 “Las mujeres y hombres de este bendito suelo argentino somos los responsables de construir el presente y futuro en Justicia, Paz y Amistad Social; propiciando la unidad en la diversidad.
 “Dios nuestro Señor, fuente de toda razón y Justicia, nos ilumine para que así sea”.

 Consejo Argentino para la Libertad Religiosa 
 1. Los actos de agresión o vandalismo en un lugar de culto merecen nuestro más firme repudio, porque lesionan el sentimiento religioso de los fieles, que es uno de los aspectos que precisamente tutela el derecho humano a la libertad religiosa. El tenor de las pintadas, con expresiones tales como "La única Iglesia que ilumina es la que arde", menoscaba no sólo el sentimiento de los fieles católicos sino de todos quienes adhieren a una iglesia, comunidad o confesión religiosa y además de todas las personas que creen en los valores del pluralismo. Si nuestro objetivo como sociedad es avanzar hacia una democracia plena y hacia la construcción de ciudadanía, hechos de estas características marchan en el camino exactamente opuesto.
 2. La situación se torna aún más grave teniendo en cuenta no sólo que se trata de un inmueble declarado "Monumento Histórico Nacional" por la Comisión respectiva - con lo que siquiera a los agresores les importó la tutela del valioso patrimonio cultural argentino - sino además porque los responsables son estudiantes de una de las instituciones de gestión estatal más importantes del país, que siempre se caracterizó por ser un espacio abierto a la diversidad y de la cual egresaron alumnos que engrandecieron a nuestro país a partir de sus aportes en todas las ramas del saber, inclusive estudiantes que a la postre llegaron a merecer la primera magistratura de la Nación y el Premio Nobel.
 3. El CALIR viene siguiendo con inquietud este tipo de episodios en las instituciones religiosas del país, incidentes que por desgracia se han incrementado en los últimos tiempos, como pintadas agraviantes en los frentes de algunas capillas de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días sufridas en las últimas semanas. Nos preocupa que su reiteración lleve a reducirlos a meros hechos de inconducta social cotidiana. 
4. Recordamos por último que el año pasado el CALIR envió una propuesta a la Comisión encargada de la reforma, actualización e integración del Código Penal, solicitando incorporar un agravamiento de penas en determinados delitos de connotación religiosa, en el caso particular cuando un daño se produjere "sobre un edificio u objeto sagrado destinado al culto por una confesión religiosa".

 Centro Islámico de la República Argentina: 
“Ante los hechos de vandalismo acaecidos en la iglesia San Ignacio de Loyola, el Centro Islámico de la República Argentina manifiesta su más enérgico repudio y rechazo pues considera, siente y cree con absoluta convicción que dichos hechos son agraviantes también para nuestra fe, ya que nuestro Profeta Muhammad (PyB) dice: “Quien agrede a la gente del Libro, pues me agrede a mí. Y quien me agrede, agrede a Dios, Altísimo sea.
 “La iglesia San Ignacio de Loyola no solo representa a la grey católica apostólica romana, sino que representa a todos los argentinos de diferentes credos por su importancia histórica en nuestra amada nación.
“Nuestro ruego es para que el Altísimo proteja al conjunto del pueblo argentino de todo tipo de agravios y divisiones; que la fe, la unión, el respeto por el prójimo y la solidaridad, sean los valores inquebrantables del mismo”.

 Congreso Judío Latinoamericano: 
“Deseamos transmitir nuestro máximo repudio a los actos de violencia y vandalismo perpetrados contra la histórica parroquia de San Ignacio de Loyola. Trabajamos día a día por construir sociedades donde reine la armonía, la tolerancia y el respeto. Confiamos que este debe ser el camino para eliminar cualquier expresión de intolerancia".

 B'nai B'rith Argentina:
“Repudia enérgicamente el vandálico atentado cometido contra el templo histórico San Ignacio de Loyola de Buenos Aires. Las pintadas, destrozos e intento de quema de un lugar religioso merecen el repudio de toda la ciudadanía.
 “Estos hechos siempre preludian tragedias mayores si no se esclarecen debidamente y si no se educa en el respeto a la diversidad y en la búsqueda del diálogo contra de todo tipo de violencia.

 Iglesia Adventista del Séptimo Día en la Argentina: 
“Manifiesta su profundo pesar por el acto vandálico llevado a cabo el miércoles 25 de septiembre contra la iglesia de San Ignacio de Loyola, ubicada en el barrio de Monserrat de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
 “Este recinto religioso de culto, que además es monumento histórico nacional desde 1942, merece respeto y consideración, valores que en este caso han sido dejados de lado y cambiados por un acto de profanación. Nos preocupa que, como sociedad, nos estemos habituando a estas actitudes vandálicas y las estemos considerando como naturales.
 Como iglesia, entendemos que en una sociedad democrática deben existir tanto el respeto como el derecho. Aunque toda persona tiene derecho a la libre expresión, también es su obligación respetar los lugares públicos y las diferentes opiniones políticas, económicas, deportivas, etc.; y las diversas creencias religiosas.
 Nos solidarizamos con el dolor que estos actos producen, y animamos a las autoridades, a los medios de comunicación y a la sociedad a repudiar y denunciar esta clase de actitudes antisociales, a fin de prevenir nuevas manifestaciones de esta índole”.+
Publicar un comentario