jueves, 7 de noviembre de 2013

El papa Francisco ya tiene un tango en su honor

El papa Francisco ya tiene un tango en su honor 
 Jueves 7 Nov 2013 | 12:21 pm 
Buenos Aires (AICA): El tango “Ahora, papa Francisco” fue presentado ayer en el monasterio Santa Catalina, con una gran concurrencia, al cumplirse un año de la revista Vida Nueva, que dirige José Ignacio López. Fue compuesto por el músico Edmundo “Muni” Rivero y el periodista y poeta Enrique Bugatti tras la elección papal del cardenal Jorge Mario Bergoglio. El estreno de la obra musical fue el broche final de un acto en el cual cantó la artista Liliana Cassini, bailaron tangos Héctor Falcón y su ballet, hubo breves alocuciones y se vieron fotografías del cardenal Bergoglio tomadas por el fotógrafo Enrique Cangas entre los años 2000 y 2013. 

 El tango “Ahora, papa Francisco” fue presentado ayer en el monasterio Santa Catalina, con una gran concurrencia, al cumplirse un año de la revista Vida Nueva, que dirige José Ignacio López.
 Ese tango fue compuesto por el músico Edmundo “Muni” Rivero y el periodista y poeta Enrique Bugatti tras la elección papal del cardenal Jorge Mario Bergoglio.
 Bugatti falleció poco después, el 3 de junio de 2013, a los 82 años. Trabajó como periodista acreditado por el diario Clarín en la Casa de Gobierno entre 1965 y 1997, y compuso letras de tangos que interpretaron Eladia Blásquez y Edmundo Rivero, entre otros prestigiosos artistas.
 Edmundo Rivero (hijo) interpretó ayer la obra que compuso con Bugatti, acompañado por el maestro José Colángelo y su quinteto. Colángelo fue el último pianista de Aníbal Troilo “Pichuco” y manifestó su alegría por poder participar de esta presentación; dijo que la música es un idioma universal.
 El tango para Francisco fue el broche final de un acto en el cual cantó la artista Liliana Cassini, bailaron tangos Héctor Falcón y su ballet, hubo breves alocuciones y se vieron fotografías del cardenal Bergoglio tomadas por el fotógrafo Enrique Cangas entre los años 2000 y 2013.
 También se vieron escenas del cardenal Bergoglio en el mismo monasterio de Santa Catalina, cuando al presentarse la revista Vida Nueva hace un año el entonces arzobispo de Buenos Aires expresó el deseo de que fuera entrando en la Iglesia un aire fresco que la libre “de las dos más grandes tentaciones… la mundanidad espiritual y el clericalismo”.
 Al comienzo del acto, el rector de la iglesia Santa Catalina, presbítero Gustavo Antico, hizo notar que hace un año el cardenal Bergoglio dijo allí lo que repitió en el cónclave a los cardenales y enseña como papa sobre lo que debe ser hoy la Iglesia.
 El público aplaudió al escuchar las palabras del cardenal Bergoglio, así como cuando se vio la proclamación con las palabras “Habemus Papam”. +
A su vez, el padre Rodrigo Vásquez, vicario de Santa Julia y capellán de la Agrupación Gaucha Cura Brochero, dijo que el acto era de gratitud a Dios por tantos dones derramados sobre el Papa, que como buen porteño es amante del tango. Hizo notar las numerosas referencias a Dios presentes en letras de tangos, como en las piezas “Padre nuestro” (1923), “Virgen de Guadalupe” (1926), “Misa de once” (cantado por Carlos Gardel), y ahondó en el sentido religioso implícito en algunas letras de Enrique Santos Discepolo.
 “Tenemos un papa tanguero”, dijo a su vez el ministro de Cultura de la Ciudad, Hernán Lombardi, quien señaló que quizá no nos demos cuenta porque lo tenemos muy cerca, pero la elección del papa Francisco “quizá es la mejor noticia que hemos tenido en 200 años de historia”.
 Hizo una mención a los 30 años de democracia, y la concretó en un agradecimiento a José Ignacio López, a quien siendo joven admiraba como vocero de Raúl Alfonsín, en un tiempo en el cual no era tan fácil “poner la cara”.
 Entre el público, en camisa, estaba un hijo del presidente fallecido, el diputado Ricardo Alfonsín, de gran parecido físico con su padre, característica en la que no le iba en zaga el hijo de Edmundo Rivero, que con su apariencia y gestos parecía hacer presente a su recordado progenitor.
 En primera fila del acto estuvieron el secretario de Culto de la Nación, Guillermo Oliveri, y el director de Cultos de la Ciudad, Alfredo Abriani.
 Inmediatamente atrás, se veía a los dibujantes y humoristas Joaquín Lavado “Quino” y Hermenegildo Sábat, presidente de la Academia Nacional de Periodismo, con sus esposas.
 Estaban presentes también el presidente de Fiat, Cristiano Ratazzi; el secretario general de la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA), Carlos Rago; el secretario general de la Asociación Cristiana de Jóvenes, Norberto Rodríguez, con Sergio Bacigalupo, de relaciones institucionales; el periodista Pedro Siwak, integrante de la redacción de Vida Nueva, con su esposa. Momentos antes de comenzar el acto se vio al ex ministro Ricardo López Murphy. Predominaba la gente mayor pero no faltaban matrimonios jóvenes con bebitos.
 En la entrada había stands de Santa Catalina de Siena, con venta de libros sobre el Papa y estampas, a beneficio de Caritas y en el acto varias personas recolectaron contribuciones para Caritas, con alcancías.
 Condujo con simpatía la celebración el locutor Luis Garibotti.
 El acto, convocado para las 19, se extendió hasta las 21.15, cuando se escuchó el esperado tango sobre el Papa, que entre otras cosas, dice: “Y Buenos Aires lo vio/en subte o en colectivo/brindando su cometido/de acercar la gente a Dios”.
 Rivero hijo puso énfasis y emoción al interpretar esa pieza que concluye diciendo: “Ya te has puesto a trabajar/ con tu espíritu tan noble/más creyentes, menos pobres/Seguro que lo lograrás”.+ (Jorge Rouillon)
Publicar un comentario