lunes, 1 de diciembre de 2014

Francisco a los consagrados: “Sean testigos de la alegría”


Francisco a los consagrados: “Sean testigos de la alegría” 
 Lunes 1 Dic 2014 | 12:20 pm
Ciudad del Vaticano (AICA): Este domingo, primer domingo de adviento, se celebró en la basílica de San Pedro en el Vaticano, la apertura del Año de la Vida Consagrada. El cardenal João Braz de Aviz, prefecto de la Congregación para los Institutos de vida consagrada y las sociedades de vida apostólica, en nombre del Santo Padre celebró la misa de apertura y leyó un mensaje de parte del Papa, ausente por su viaje apostólico a Turquía, en el que Francisco expresa que al convocar este año quiso ¨reproponer a toda la Iglesia la belleza y la preciosidad de esta peculiar forma de seguir a Cristo” y a los consagrados les renueva su llamada: ¨despierten al mundo, ilumínenlo con su testimonio profético y contracorriente¨.

 Este domingo, primer domingo de adviento, se celebró en la basílica de San Pedro en el Vaticano, la apertura del Año de la Vida Consagrada. El cardenal João Braz de Aviz, prefecto de la Congregación para los Institutos de vida consagrada y las sociedades de vida apostólica, en nombre del Santo Padre celebró la misa de apertura y leyó un mensaje de parte del Papa, ausente por su viaje apostólico a Turquía, en el que Francisco expresa que al convocar este año quiso "reproponer a toda la Iglesia la belleza y la preciosidad de esta peculiar forma de seguir a Cristo” y a los consagrados les renueva su llamada: "despierten al mundo, ilumínenlo con su testimonio profético y contracorriente".
 Para seguir esta invitación el Papa les dio tres consejos:
 "Sean alegres". Francisco pidió a los consagrados que muestren a todos que seguir a Cristo y poner en práctica su Evangelio les llena el corazón de felicidad. Por eso, les pide que contagien esta alegría a los que les rodean.
 En segundo lugar, "sean valientes". De este modo, el Pontífice recuerda que quien se siente amado por el Señor sabe poner en Él plena confianza. "Con la fuerza del Espíritu Santo que los acompaña, vayan por los caminos del mundo y muestren el poder innovador del Evangelio, que puesto en práctica, realiza también hoy maravillas y puede dar respuesta a todos los interrogantes del hombre", afirma el Santo Padre.
 Y finalmente, "sean hombres y mujeres de comunión". Al respecto, el Papa recuerda que mostrar la fraternidad universal no es una utopía, sino el signo mismo de Jesús por toda la humanidad.
 Por su parte, el cardenal Braz de Aviz, durante la homilía se refirió a la Carta Apostólica "Testigos de la Alegría" que el Papa dedicó a los religiosos y religiosas al inicio del Año de la Vida Consagrada.
 “Sentir nuestro este programa concreto trazado por el papa Francisco, que hace concretar nuestro camino del Año de la Vida Consagrada sobre las tres realidades centrales: Evangelio, Profecía y Esperanza”, señaló el purpurado.+

Publicar un comentario