lunes, 18 de mayo de 2015

El Papa canonizó a cuatro religiosas, dos de ellas palestinas


El Papa canonizó a cuatro religiosas, dos de ellas palestinas 
Domingo 17 May 2015 | 10:54 am
 Los católicos palestinos y de todo Medio Oriente celebraron la canonización 

Ciudad del Vaticano (AICA): El Santo Padre elevó al honor de los altares a las religiosas Mariam Baouardy, María Alfonsina Danil Ghattas -primeras santas palestinas-, Jeanne Emilie de Villeneuve y María Cristina de la Inmaculada Brando. “Por su intercesión, el Señor conceda un nuevo impulso misionero a los respectivos países de origen. Inspirándose en su ejemplo de misericordia, de caridad y de reconciliación, los cristianos de esas tierras miren con esperanza al futuro, prosiguiendo en el camino de la solidaridad y convivencia fraterna”, dijo el pontífice.

 Durante una misa celebrada delante de la basílica de San Pedro, el papa Francisco canonizó a las religiosas Mariam Baouardy y María Alfonsina Danil Ghattas, primeras palestinas en ser declaradas santas; a la hermana francesa Jeanne Emilie de Villeneuve y de religiosa italiana María Cristina de la Inmaculada Brando.
 “Por su intercesión, el Señor conceda un nuevo impulso misionero a los respectivos países de origen. Inspirándose en su ejemplo de misericordia, de caridad y de reconciliación, los cristianos de esas tierras miren con esperanza al futuro, prosiguiendo en el camino de la solidaridad y convivencia fraterna”, dijo el pontífice antes de la oración del Regina Coeli.
 Miles de peregrinos colmaban la Plaza de San Pedro, entre los que destacaron delegaciones oficiales de Israel, Francia, Italia y Jordania. Toda la atención estuvo puesta en la comitiva palestina, de más de dos mil personas, que estuvo encabezada por el patriarca latino de Jerusalén, monseñor Fouad Twal, y el presidente Mahmud Abbas, quien se resguardó del sol con un gorrito blanco de visera.
 Durante la homilía de la misa, el Pontífice recordó el pasaje bíblico en el cual los apóstoles eligieron un sustituto al traidor Judas. Señaló que para Matías, el elegido, aquello no se trató de asumir un cargo, sino de comprometerse en un servicio. Sostuvo que Pedro definió esa tarea con las siguientes palabras: “Se necesita que uno se convierta, junto con nosotros, en testigo de la Resurrección".
 “Con estas palabras él resume lo que significa ser parte de los 12: ser testigo de la resurrección de Jesús. El hecho que diga ‘junto con nosotros’ hace entender que la misión de anunciar a Cristo resucitado no es una tarea individual: se debe vivir de modo comunitario, con el colegio apostólico y con la comunidad”, indicó.
 “También nosotros, hoy, fundamos la fe en el Señor resucitado sobre el testimonio de los apóstoles que llegó hasta hoy mediante la misión de la Iglesia. Nuestra fe está ligada firmemente a su testimonio, como a una cadena ininterrumpida desplegada en el curso de los siglos no sólo por los sucesores de los apóstoles, sino de generaciones y generaciones de cristianos. A imitación de los apóstoles, cada discípulo de Cristo está llamado a convertirse en testigo de su resurrección, sobre todo en aquellos ambientes humanos donde es más fuerte el olvido de Dios y la desorientación del hombre”, añadió.
 Según el obispo de Roma, el secreto de los santos es “permanecer unidos a Cristo” y añadió: “El luminoso ejemplo (de estas cuatro santas) interpela también nuestra vida cristiana: ¿Cómo soy yo testigo de Cristo resucitado? ¿Cómo permanezco en él? ¿Cómo vivo en su amor? ¿Soy capaz de ‘sembrar’ en la familia, en el ambiente de trabajo, en mi comunidad, la semilla de esa unidad que él nos ha donado compartiéndola a nosotros de la vida trinitaria?”.
 Homilía del Papa en la misa de canonización de las cuatro religiosas 
 “Los Hechos de los Apóstoles nos presentan la Iglesia naciente en el momento en el que elige a quien Dios ha llamado a tomar el lugar de Judas en el Colegio Apostólico. No se trata de tomar un cargo sino un servicio. De hecho Matías, sobre quien la elección recayó, recibe una misión que Pedro define así: “Es necesario que alguien [...] se vuelva junto con nosotros, testigo de su resurrección” - la resurrección de Cristo (Hechos 1: 21-22). 
 Con estas palabras él resume lo que significa ser parte de los Doce: significa ser testigo de la resurrección de Jesús. El hecho de que diga “con nosotros” hace entender que la misión de proclamar a Cristo resucitado no es una tarea individual: sino que es vivir como una comunidad, con el colegio apostólico y con la comunidad. 
 Los Apóstoles tuvieron la experiencia directa y maravillosa de la resurrección; son testigos oculares de este acontecimiento. Gracias a su testimonio creíble muchos creyeron; y de la fe en Cristo resucitado nacieron y nacen continuamente comunidades cristianas. 
 También nosotros hoy basamos nuestra fe en el Señor Resucitado en el testimonio de los Apóstoles, que nos llegó por la misión de la Iglesia. Nuestra fe está sólidamente ligada a su testimonio como a una cadena ininterrumpida que se ha ampliado durante los siglos, no sólo por los sucesores de los Apóstoles, sino por generaciones y generaciones de cristianos. 
 A imitación de los Apóstoles, todo discípulo de Cristo está llamado a ser testigo de su resurrección, especialmente en los ambientes humanos donde es más fuerte el olvido de Dios y la confusión humana. 
 Para que esto suceda, debemos permanecer en Cristo resucitado y en su amor, como hemos recordado en la primera carta de Juan: “El que permanece en el amor permanece en Dios y Dios en él” (1 Jn 4, 16). Jesús lo repitió en diversas ocasiones a sus seguidores: “Permaneced en mí ... Permaneced en mi amor” (Jn 15: 4,9). 
 Este es el secreto de los santos: permanecer en Cristo, unidos a Él como el sarmiento a la vid, para dar mucho fruto (cf. Jn 15, 1-8). Y este fruto no es otro que el amor. Este amor brilla en el testimonio de la hermana Jeanne Emilie de Villeneuve, quien dedicó su vida a Dios y a los pobres, los enfermos, los presos, explotados, convirtiéndose para ellos y para todos en signo concreto del amor misericordioso del Señor. 
 La relación con Jesús resucitado es la “atmósfera” en la cual vive el cristiano y en la que se encuentra la fuerza para permanecer fiel al Evangelio, incluso en medio de obstáculos e incomprensiones. 
 “Permanecer en el amor”: Sor María Cristina Brando también lo hizo. Ella fue completamente conquistada por el amor ardiente del Señor; y de la oración, del encuentro corazón a corazón con Jesús resucitado, presente en la Eucaristía, de allí recibió la fuerza para soportar el sufrimiento y donarse como pan partido a muchas personas lejanas de Dios y hambrientas del amor verdadero .
 Un aspecto esencial del testimonio del Señor Resucitado es la unidad entre nosotros, sus discípulos, como la que existe entre Él y el Padre. Y la oración de Jesús en la víspera de su pasión ha resonado hoy en el Evangelio: “Que sean una sola cosa como nosotros” (Jn 17, 11). 
 De este eterno amor entre el Padre y el Hijo, que se extiende en nosotros por el Espíritu Santo (cf. Rm 5, 5), toma fuerza nuestra misión y nuestra comunión fraterna; de allí nace siempre nuevamente la alegría de seguir al Señor en el camino de su pobreza, de su virginidad y obediencia; y ese mismo amor llama a cultivar la oración contemplativa. 
 Sor Marie Baouardy lo ha experimentado de manera eminente, que aunque humilde y analfabeta, sabía cómo dar consejos y explicaciones teológicas con gran claridad, fruto del diálogo continuo con el Espíritu Santo. La docilidad al Espíritu Santo la ha hecho instrumento de encuentro y comunión con el mundo musulmán. Así también Sor María Alphonsine Danil Ghattas ha entendido bien lo que significa irradiar el amor de Dios en el apostolado, convirtiéndose en testigo de mansedumbre y unidad. Ella nos ofrece un claro ejemplo de la importancia de volvernos responsables los unos de los otros, de vivir uno al servicio de los otros. 
 Permanecer en Dios y en su amor, para anunciar con la palabra y con la vida la resurrección de Jesús, siendo testigos de unidad entre nosotros y de caridad hacia todos. Esto hicieron las cuatro santas hoy proclamadas. 
 Su brillante ejemplo también nos interroga sobre la vida cristiana: ¿Cómo soy testigo del Cristo resucitado?, es una pregunta que debemos hacernos. ¿Cómo permanezcoen él, ¿cómo vivo en su amor?, ¿soy capaz de “sembrar” en la familia, en el trabajo, en mi comunidad, la semilla de esta unidad que él nos dio, haciéndonos participar en la vida trinitaria? 
 Al regresar a casa, llevemos con nosotros la alegría de este encuentro con el Señor resucitado; cultivemos en el corazón el compromiso de permanecer en el amor de Dios, permaneciendo unidos a Él y entre nosotros, y siguiendo los pasos de estas cuatro mujeres, modelos de santidad, que la Iglesia nos invita a imitar.+
Publicar un comentario