viernes, 19 de junio de 2015

El Papa a atletas especiales: “Que ninguno se sienta excluido del deporte”


El Papa a atletas especiales: “Que ninguno se sienta excluido del deporte” 
Viernes 19 Jun 2015 | 11:40 am
 Francisco, este viernes con los atletas discapacitados. 

Ciudad del Vaticano (AICA): Francisco recibió a 150 atletas de las “Olimpíadas Especiales Italia”, que participarán a finales de julio en los Juegos Mundiales de Los Angeles, a quienes exhortó a “preservar y defender el deporte como experiencia de los valores humanos, de competición, sí, pero con lealtad, con solidaridad. ¡Dignidad para cada persona siempre! Que nadie se sienta excluido de la práctica del deporte. Y para lograr este objetivo hace falta la acción generosa y armónica de las diversas realidades sociales institucionales”. 

 “El mundo del deporte suele mirar a la Iglesia con confianza y atención, porque sabe que es posible trabajar juntos para devolver a la práctica deportiva su sentido verdadero: un sentido educativo, recreativo, de entretenimiento; y también su dignidad cultural y social. Lo saben muy bien ustedes que han elegido el deporte como experiencia de promoción y crecimiento en presencia de una condición de fragilidad y limitación”, dijo el papa Francisco al recibir esta mañana a 150 atletas de las “Olimpíadas Especiales Italia”, que participarán a finales de julio en los Juegos Mundiales de Los Angeles.
 Esta asociación deportiva internacional fue fundada en 1968 en los Estados Unidos por Eunice Kennedy Shriver, para ayudar a las personas con capacidades psíquicas diversas a desarrollar la confianza en sí mismas y sus habilidades sociales mediante el entrenamiento y la competición deportiva.
 “Es hermoso y significativo que los jóvenes y los adultos encuentren en el entrenamiento deportivo y la participación en competiciones internacionales un estímulo para vivir con plenitud su vida. Es un reto -subrayó Francisco- ¡Y ustedes lo han aceptado ‘bajando al campo’! Los animo a proseguir este esfuerzo de ayudarse unos a otros a descubrir el propio potencial y de amar la vida, de apreciarla con todas sus limitaciones, y sobre todo con sus lados más bellos. El deporte es un camino ideal para este descubrimiento, para abrirse, para salir de sí mismo y ponerse en juego. Así se aprende a participar, a superarse, a luchar juntos. Todo esto ayuda a convertirse en miembros activos de la sociedad e incluso de la Iglesia; y ayuda a una y otra a superar todas las formas de discriminación y exclusión”.
 “Por favor, sean fieles a este ideal de deporte .No se dejen contagiar por la falsa cultura deportiva, la del éxito económico, la de la victoria a toda costa, la del individualismo. Es necesario, en cambio, reencontrar el deporte 'amateur', el de la gratuidad, el deporte por el deporte. Debemos preservar y defender el deporte como experiencia de los valores humanos, de competición, sí, pero con lealtad, con solidaridad. ¡Dignidad para cada persona siempre! Que nadie se sienta excluido de la práctica del deporte. Y para lograr este objetivo hace falta la acción generosa y armónica de las diversas realidades social e institucionales”, subrayó.
 El Papa finalizó su discurso deseando a los atletas que vivieran los próximos Campeonatos del Mundo con alegría, entrega y serenidad, para divertirse y entablar amistad con sus hermanos y hermanas de todo el mundo y les pidió que no se olviden de rezar por él.+
Publicar un comentario