jueves, 15 de octubre de 2015

El Papa espera decisiones concretas en la Conferencia sobre el Clima


El Papa espera decisiones concretas en la Conferencia sobre el Clima 
 Jueves 15 Oct 2015 | 10:00 am 
 Francisco, en la portada de la revista Paris Match.

París (Francia) (AICA): El papa Francisco espera que la próxima Conferencia de Naciones Unidas sobre el Clima (COP21), que se realizará en diciembre en París, ¨contribuya a decisiones concretas, compartidas y orientadas, por el bien común, al largo plazo¨. ¨Nuestra casa común está contaminada y no para de deteriorarse. Necesitamos el compromiso de todos. Tenemos que proteger al hombre de su propia destrucción¨, advirtió en una entrevista a la revista francesa Paris Match.

 El papa Francisco espera que la próxima Conferencia de Naciones Unidas sobre el Clima (COP21), que se realizará en diciembre en París, "contribuya a decisiones concretas, compartidas y orientadas, por el bien común, al largo plazo".
 "El cristiano tiene tendencia al realismo, no al catastrofismo. Sin embargo, justamente por eso, no podemos negar una evidencia: el sistema actual es insostenible", advirtió en una entrevista a la revista francesa Paris Match.
 "Nuestra casa común está contaminada, no deja de deteriorarse. Se necesita el compromiso de todos. Debemos proteger al hombre de su propia destrucción", agregó.
 Francisco abogó por "nuevas formas de desarrollo de manera que mujeres, hombres y niños que sufren hambre, explotación, guerra y desempleo, puedan vivir y crecer dignamente".
 "El capitalismo y el beneficio no son diabólicos en tanto que no los idolatramos", planteó y advirtió que si "la codicia está en la base de nuestro sistema social y económico, entonces nuestras sociedades se dirigen a la ruina".
 "La humanidad debe renunciar a idolatrar el dinero y poner de nuevo en el centro al ser humano, su dignidad, el bien común, el futuro de las generaciones que poblarán la Tierra después de nosotros”, sostuvo.
 Ante los conflictos actuales, como en Siria e Irak, Francisco llamó a actuar frente a la "urgencia" sin olvidar atacar las "causas".
 "Preguntémonos por qué tantas guerras y tanta violencia. No olvidemos tampoco la hipocresía de estos poderosos de la tierra que hablan de paz pero que, por debajo de la mesa, venden armas", aseveró.
 Algunas de las respuestas 
 El Papa comienza la entrevista afirmando que está “bien, pero sabe, los viajes son bastante fatigosos y en este momento, con el Sínodo de los Obispos, esto me deja poco tiempo”.
 En referencia al hecho de que nunca antes había ido a Estados Unidos hasta su reciente visita en septiembre, Francisco señala que “los viajes que hacía estaban motivados por reuniones en lugares donde había encargado de novicios, provincial, rector de facultades de filosofía y teología, como obispo. Ninguna de estas reuniones (congresos, sínodos) se hizo en Estados Unidos y esa es la razón por la que nunca tuve la ocasión de visitar ese país”.
 Los motivos de la canonización de los padres de Santa Teresa de Lisieux: “Louis y Zélie Martin, los padres de Santa Teresa del Niño Jesús, son una pareja de evangelizadores que, mientras vivían, han testimoniado la belleza de la fe en Jesús. Al interior de su casa y en el exterior. Se sabe bien que la familia Martin era acogedora y que abrían sus puertas y su corazón. Entonces, en esa época, cierta ética burguesa, tomando la excusa del decoro, despreciaba a los pobres y ellos dos, con sus cinco hijos, consagraron la energía del tiempo y el dinero para ayudar a los necesitados. Ciertamente son un modelo de santidad y de vida en pareja”.
 Su relación con Santa Teresa de Lisieux: “es una de las santas que nos hablan más de la gracia de Dios. Cómo Dios viene a nosotros, nos tiende la mano y nos permite escalar fácilmente la montaña de la vida, con la condición de que nos abandonemos totalmente a Él, que nos dejemos “transportar” por Él.
 La pequeña Teresa entendió en su existencia que es el amor, el amor reconciliador de Jesús, lo que impulsa a los hijos de su Iglesia. Eso es lo que me ha enseñado Teresa de Lisieux. También me gusta lo que propone contra el “espíritu de curiosidad” y los chismes.
 Con frecuencia le pido, a ella que se ha dejado simplemente sostener y transportar por la mano del Señor, que tome en sus manos un problema que tengo, un asunto que no veo con claridad, un viaje que debo emprender. Entonces le imploro aceptar que cuide de ello, que se encargue y que me envíe como signo una rosa. De hecho, a menudo recibo una…
 ¿Por qué eligió llamarse Francisco? 
 - Nunca lo había pensado antes. Lo que me determinó en ese momento no fue tanto el mensaje de San Francisco sobre la creación sino su forma de vivir la pobreza evangélica. Durante el cónclave, mientras esperábamos el conteo de los votos para la elección del Papa, mi amigo el Cardenal Claudio Hummes, que estaba a mi costado, me ha tomado del brazo y me ha pedido que no me olvide de los pobres.
 Enseguida pensé en un mundo afectado por tantas guerras y violencia porque, con su testimonio, San Francisco de Asís fue un hombre de paz. La encíclica Laudato Si’ comienza con las palabras del “Cántico de las criaturas”, yo quería mostrar ese nexo profundo que existe entre el compromiso por la erradicación de la pobreza y el cuidado de la creación. Debemos dejar a nuestros hijos y nietos una tierra viable y comprometernos a construir una paz verdadera y justa en el mundo.
 ¿Qué hacer frente al cambio climático? 
 - El sistema mundial es insostenible. Espero verdaderamente que esta cumbre pueda ayudar a tomar decisiones concretas, compartidas, para el bien común a largo plazo. La humanidad debe renunciar a idolatrar el dinero debe reemplazar en el centro a la persona humana, su dignidad, el bien común, el futuro de las generaciones que poblarán la tierra después de nosotros. Renunciar al egoísmo y a la avidez y a la codicia para que todos vivan un poco mejor”.
 ¿Existen los extraterrestres? 
 - En verdad no sé cómo comenzar a responderle. Hasta ahora, el conocimiento científico siempre ha excluido que haya en el universo rastros de otros seres pensantes. Dicho esto, ¡hasta el descubrimiento de América no se imaginaba que existiera!
 Creo en todo caso que se debe dar la palabra a los sabios, teniendo siempre en cuenta que el Creador es infinitamente más grande que nuestros conocimientos. De eso sí estoy seguro, que el Universo y el mundo en el que vivimos no son el fruto del azar, del caos, sino de una inteligencia divina, del amor de un Dios que nos ama, nos ha creado, nos ha querido y nunca nos ha dejado solos. De esto también estoy seguro, que Jesucristo, el hijo de Dios, se ha encarnado y ha muerto en la Cruz para salvarnos del pecado, a nosotros los hombres, y que ha resucitado y vencido a la muerte.
 ¿Qué puede decir de los cristianos perseguidos en Medio Oriente? 
 - No podemos resignarnos a que estas comunidades, hoy minoritarias en Medio Oriente, sean obligadas a abandonar sus casas, sus tierras, sus tareas cotidianas. Estos cristianos son ciudadanos de pleno derecho en su país y están presentes como discípulos de Jesús desde hace dos mil años, totalmente insertos en la cultura y la historia de su gente. Ante la urgencia, tenemos el deber humano y cristiano de actuar. Seguir trabajando concretamente en las causas estructurales de la pobreza. Comprometiéndonos para construir modelos de desarrollo económico que coloquen al centro a la persona humana y no el dinero.
 ¿El capitalismo es diabólico? 
 - El capitalismo y el provecho no son diabólicos si no se les convierte en ídolos. No lo son si se mantienen como instrumentos. Si en cambio, domina la ambición desencadenada del dinero, si el bien común y la dignidad de los seres humanos pasan a un segundo o tercer plano, si el dinero y el provecho y el provecho a todo costo se convierten en fetiches de adoración, si la codicia está en la base de nuestro sistema social y económico, entonces así nuestras sociedades corren hacia la ruina. Los hombres y la creación entera no deben estar al servicio del dinero: ¡las consecuencias de lo que puede suceder están ante los ojos de todos!
 ¿Por qué un Jubileo de la Misericordia? 
 - Desde Pablo VI, la Iglesia ha puesto un gran acento en la referencia a la misericordia. Durante el pontificado de San Juan Pablo II, este acento se expresó con más fuerza todavía: con la encíclica “Dives in misericordia”, la institución de la fiesta de la Divina Misericordia (el domingo después de Pascua), la canonización de Santa Faustina Kowalska (religiosa polaca 1905-1938). Como prolongación de esta línea, reflexionando en la oración, pensé que sería muy bueno proclamar un año santo de la misericordia, el jubileo de la misericordia.
 ¿Cuál es el rol del Papa y de la Santa Sede como mediadores en conflictos? 
 - Sobre estos asuntos delicados, la acción del Papa y de la Santa Sede se mantiene independiente del grado de simpatía o entusiasmo que suscita en un momento u otro en las personalidades. Buscamos alentar con el diálogo la solución a los conflictos y la construcción de la paz. Buscamos incansablemente las voces pacíficas y negociadas para resolver las crisis y los conflictos.
 La Santa Sede no tiene intereses propios por defender en la escena internacional, pero se trata de usar todos los canales posibles para alentar las reuniones, los diálogos, los procesos de paz, el respeto por los derechos del hombre. Con mi presencia en países como Albania, Bosnia-Herzegovina, he tratado de poner ejemplos de coexistencia y de colaboración entre los hombres y mujeres que pertenecen a distintas religiones para que curen las heridas siempre abiertas que han provocado las recientes tragedias.
 No hago un proyecto, no me ocupo de la estrategia ni de la política internacional: soy consciente que, en múltiples circunstancias, la voz de la Iglesia es una voz que clama en el desierto. Sin embargo creo que es justamente la fe en el Evangelio que exige que seamos constructores de puentes y no de muros.
 No se debe exagerar el rol del Papa y la Santa Sede. Lo que acaba de suceder con Estados Unidos y Cuba es un ejemplo: nosotros solo hemos buscado favorecer la voluntad de diálogo de los responsables de los dos países y, sobre todo, hemos rezado.
 ¿Cómo mantiene su sencillez? 
 - Cuando un sacerdote celebra la Misa, está seguro que está ante los fieles pero sobre todo ante el Señor. Además, cuando uno está ante una multitud, debe ser consciente de nuestra pequeñez y del hecho que somos “servidores inútiles” como Jesús nos pide.
 Cada día yo imploro la gracia de poder ser quien reenvíe a la presencia de Jesús, de ser testigo de su misericordia cuando nos tiene en sus brazos. Por eso, cada vez que escucho ¡Viva el Papa!, yo invito a los fieles a gritar ¡Viva Jesús!
 Cuando era cardenal, Albino Luciani (Juan Pablo I) oía aplausos y observaba con fineza: “¿Creen que el pequeño burro sobre el que Jesús entró a Jerusalén pensaba que los hosanna de la multitud eran para él? Igual el Papa, los obispos y los sacerdotes podrán cumplir su misión si saben ser como ese burrito y ayudan a dar luz al verdadero Protagonista mirando siempre al espíritu que esos “hosanna” de hoy pueden ser reemplazados mañana por un “crucifíquenlo”.
 ¿Ha olvidado a China? 
 - ¡Nunca! ¡No! China está en mi corazón. Ella está allá. Siempre.
 ¿Iría a una pizzería romana? 
 - No he abandonado completamente mi ropa negra ni el clergyman debajo de la sotana banca. Me gustaría poder caminar en las calles de Roma, una ciudad muy bella. Siempre he sido un cura de la calle. Los encuentros más importantes y su predicación tuvieron lugar en la calle. Seguro me gustaría también comer una buena pizza con los amigos, pero sé que no es fácil, es casi imposible.
 Lo que no me falta nunca es el contacto con la gente. Me encuentro mucho al mundo, mucho más que en Buenos Aires, y eso me da mucha alegría. Cuando sostengo a los fieles en los brazos, sé que Jesús me tiene en los suyos”.+
Publicar un comentario