lunes, 30 de noviembre de 2015

El Papa abrió la Puerta de la Misericordia de la catedral de Bangui


El Papa abrió la Puerta de la Misericordia de la catedral de Bangui 
 Lunes 30 Nov 2015 | 06:15 am 
Bangui (República Centroafricana) (AICA): El papa Francisco abrió la Puerta Santa de la catedral Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción de la capital de la República Centroafricana, en forma anticipada al Año de la Misericordia que inaugurará oficialmente el 8 de diciembre.“En esta tierra sufriente también están todos los países del mundo que están pasando por la cruz de la guerra. Bangui se convierte en la capital espiritual del mundo”, pidió. “Todos nosotros pedimos paz, misericordia, reconciliación, perdón, amor. En toda la República Centroafricana y en todos los países del mundo que sufren la guerra, pidamos la paz. Y todos juntos pidamos amor y paz. Pidamos juntos”, subrayó.El papa Francisco abrió la Puerta Santa de la catedral Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción de la capital de la República Centroafricana, en forma anticipada al Año de la Misericordia que inaugurará oficialmente el 8 de diciembre.
 Es la primera vez que un pontífice realiza este gesto fuera de Roma y en un templo distinto a las basílicas papales de la Ciudad Eterna.
 Antes de iniciar la misa con los sacerdotes, religiosos y catequistas de la República Centroafricana, y en medio de un ambiente festivo, el Santo Padre abrió la Puerta Santa ante la multitud reunida en la explanada de la catedral.
 “Hoy Bangui se convierte en la capital espiritual del mundo. El Año Santo de la Misericordia viene anticipadamente a esta tierra. Una tierra que sufre desde años la guerra, el odio, la incomprensión, la falta de paz. Pero en esta tierra sufriente, también están todos los países del mundo que pasan por la cruz de la guerra”, dijo Francisco.
 “Todos nosotros pedimos paz, misericordia, reconciliación, perdón. Para Bangui, para toda la República Centroafricana y para todo el mundo, para los países que sufren la guerra pidamos la paz”, exclamó, invitando a todos a repetir en voz alta: “Todos juntos pedimos amor y paz”. El Papa alzó también su voz en la lengua sangó de la República Centoafricana para pedir “Doyé Siriri” (amor y paz)”.
 Finalizado el rito de apertura de la Puerta de la Misericordia, el Pontífice ingresó en el templo catedralicio donde lo esperaban los sacerdotes, religiosos, religiosas y seminaristas de la República Centroafricana para participar en la santa misa y escuchar la homilía del Papa en la que reiteró que todos sin excepción esperábamos “la gracia, la limosna de la paz” y lanzó un nuevo llamamiento a los que empuñan injustamente las armas de este mundo: “Depongan estos instrumentos de muerte; ármense más bien con la justicia, el amor y la misericordia, garantías de auténtica paz”.+
Publicar un comentario