jueves, 12 de noviembre de 2015

Los laicos no son miembros “de segunda” en la Iglesia, recordó el Papa


Los laicos no son miembros “de segunda” en la Iglesia, recordó el Papa 
 Jueves 12 Nov 2015 | 11:16 am 
Roma (Italia) (AICA): “El Concilio no considera a los laicos como si fueran miembros de ‘segundo orden’, al servicio de la jerarquía y simples ejecutores de las órdenes superiores sino como discípulos de Cristo, llamados a animar cualquier entorno, cualquier actividad y relación humana con el espíritu del Evangelio”, recordó el Santo Padre en un mensaje al Pontificio Consejo para los Laicos. 

 “El Concilio, no considera a los laicos como si fueran miembros de ‘segundo orden’, al servicio de la jerarquía y simples ejecutores de las órdenes superiores sino como discípulos de Cristo, llamados a animar cualquier entorno, cualquier actividad y relación humana con el espíritu del Evangelio”, recordó el Santo Padre en el mensaje que envió al cardenal Stanislaw Rylko, presidente del Pontificio Consejo para los Laicos, y a todos los participantes en la Jornada de estudio, -organizada por el dicaterio que preside el cardenal Rylko y la Universidad Pontificia de la Santa Cruz- en el que se recordó el 50º aniversario de la promulgación del decreto conciliar “Apostolicam actuositatem” del Concilio Vaticano II, sobre la importancia de la vocación y misión de los fieles laicos en la Iglesia y en el mundo.
 El Concilio Vaticano II, señaló el Papa, fue “un extraordinario acontecimiento de gracia, que cuenta entre sus muchos frutos, con una nueva forma de considerar la vocación y la misión de los laicos en la Iglesia y en el mundo, y que encontraron una expresión magnífica principalmente en dos grandes Constituciones conciliares Lumen Gentium y Gaudium et Spes.
 Estos documentos “consideran a los fieles laicos dentro de una visión de conjunto del Pueblo de Dios, al que pertenecen junto a los miembros del orden sagrado y a los religiosos, y que participan en la forma que les es propia, de la función sacerdotal, profética y real de Cristo mismo”.
 “En el vasto trasfondo de esta enseñanza conciliar, indicó Francisco en su mensaje, se inserta el Decreto Apostolicam Actuositatem, que trata más de cerca la naturaleza y los ámbitos del apostolado de los laicos, y recuerda con fuerza que el anuncio del Evangelio no está reservado a unos pocos "profesionales de la misión", sino que debe ser el anhelo profundo de todos los fieles laicos”.
 Pero el Concilio Vaticano II, señaló el Pontífice en su mensaje, como cada Concilio, “interpela a cada generación de pastores y de laicos porque es un don inestimable del Espíritu Santo que debe ser recibido con gratitud y sentido de responsabilidad: todo lo que se nos da por el Espíritu y transmitido por la santa Madre Iglesia va siempre entendido de nuevo, asimilado y bajado a la realidad”.+
Publicar un comentario