lunes, 25 de abril de 2016

El Papa a los jóvenes: La felicidad no es una aplicación para celular, no se negocia


El Papa a los jóvenes: La felicidad no es una aplicación para celular, no se negocia 
Domingo 24 Abr 2016 | 10:34 am
Ciudad del Vaticano (AICA): ¨Su felicidad no tiene precio y no se negocia; no es un ´app´ que se descarga en el teléfono móvil: ni siquiera la versión más reciente podrá ayudarlos a ser libres y grandes en el amor¨, les recordó hoy el papa Francisco a miles de adolescentes que participaron de la misa que cerró el jubileo de la juventud en el Año de la Misericordia. “Que su programa cotidiano sean las obras de misericordia: así serán discípulos de Jesús y su alegría será plena”, concluyó. Al concluir la celebración eucarística, el pontífice entregó a varios jóvenes un crucifijo invitándolos a “ser misioneros y mensajeros de la Misericordia del Padre que se revela en Jesús”.

 "Su felicidad no tiene precio y no se negocia; no es un 'app' que se descarga en el teléfono móvil: ni siquiera la versión más reciente podrá ayudarlos a ser libres y grandes en el amor", les recordó hoy el papa Francisco a miles de adolescentes que participaron de la misa que cerró el jubileo de la juventud en el Año de la Misericordia.
 Ante los 70 mil adolescentes presentes en la Plaza de San Pedro, y que interrumpieron con aplausos la homilía, el pontífice habló también de las relaciones personales.
 "Cualquier cosa, cuando se exprime demasiado, se desgasta, se estropea; después se queda uno decepcionado con el vacío dentro. Si escuchan la voz del Señor, les revelará el secreto de la ternura: interesarse por otra persona, quiere decir respetarla, protegerla, esperarla. Y esta es la manifestación de la ternura y del amor", subrayó.
 "Muchos les dirán que ser libres significa hacer lo que se quiera. Pero en esto se necesita saber decir no. Si no sabes decir no, no eres libre", agregó.
 Francisco les pidió a los adolescentes de entre 13 y 16 años que “no se contenten con la mediocridad”, porque "el amor es concreto no una telenovela” y los invitó a desconfiar de quien les hace creer que ellos son valiosos cuando los hacen pasar por fuertes, como los héroes de las películas, o cuando llevan vestidos a la última moda.
 “Levántense, Jesús los quiere siempre de pie. Y cuando uno cae, les invitó a levantarse tomándose de la mano de Jesús, apoyándose en los buenos amigos, en la familia. A trabajar junto con los otros y por los otros, pero jamás contra alguien”, sostuvo.
 “Que su programa cotidiano sean las obras de misericordia:”, así “serán discípulos de Jesús” y “su alegría será plena”, concluyó. Al concluir la misa, el Papa entregó a varios jóvenes un crucifijo invitándolos a “ser misioneros y mensajeros de la Misericordia del Padre que se revela en Jesús”.+
Publicar un comentario