viernes, 4 de octubre de 2013

El Papa con niños con discapacidad: Escuchar y reconocer las llagas de Jesús

El Papa con niños con discapacidad: Escuchar y reconocer las llagas de Jesús 
 Viernes 4 Oct 2013 | 09:33 am 
 Francisco bendice a niños con discapacidad 

Asís (Italia) (AICA): El papa Francisco comenzó esta mañana su visita pastoral a Asís, con ocasión de las celebraciones del Patrono de Italia, y el primer y conmovedor encuentro fue con los niños con discapacidad y enfermos, a quienes abrazó y besó. “Estas llagas tienen necesidad de ser escuchadas, de ser reconocidas. Y me viene a la mente cuando el Señor Jesús, cuando iba en camino con aquellos dos discípulos tristes. Al final, el Señor Jesús les mostró sus llagas y ellos lo reconocieron. Después el pan, donde Él estaba allí. Mi hermano Domingo me decía que aquí se hace la Adoración. También aquel pan tiene necesidad de ser escuchado, porque Jesús está presente y escondido detrás de la sencillez y la mansedumbre de un pan. Y aquí está Jesús escondido en estos chicos, en estos niños, en estas personas. En el altar adoramos la Carne de Jesús, en ellos encontramos las llagas de Jesús”, dijo tras saludar a la presidenta del Instituto Francesca Maolo. 

 El papa Francisco comenzó esta mañana su visita pastoral a Asís, con ocasión de las celebraciones del Patrono de Italia. El helicóptero papal aterrizó en el campo deportivo del Instituto Seráfico a las 7.30, con un cuarto de hora de anticipación según el programa previsto, dada también la intensa jornada, llena de citas.
Recibió al Obispo de Roma el presidente del Senado italiano, Piero Grasso, y la delegada de la Región de Umbría, Catiuscia Marini.
 “Nosotros estamos en medio de las llagas de Jesús – dijo Francisco – al responder al saludo de la presidenta del Instituto Francesca Maolo, dejando de lado el texto que había preparado para esta ocasión. “Estas llagas –prosiguió el Santo Padre – tienen necesidad de ser escuchadas, de ser reconocidas. Y me viene a la mente cuando el Señor Jesús, cuando iba en camino con aquellos dos discípulos tristes. Al final, el Señor Jesús les mostró sus llagas y ellos lo reconocieron. Después el pan, donde Él estaba allí. Mi hermano Domingo me decía que aquí se hace la Adoración. También aquel pan tiene necesidad de ser escuchado, porque Jesús está presente y escondido detrás de la sencillez y la mansedumbre de un pan. Y aquí está Jesús escondido en estos chicos, en estos niños, en estas personas. En el altar adoramos la Carne de Jesús, en ellos encontramos las llagas de Jesús. Jesús escondido en la Eucaristía y Jesús escondido en estas llagas… Tienen necesidad de ser escuchadas. Quizá no tanto en los periódicos, como noticias… Eso es una escucha que dura uno, dos, tres días, después sigue otra cosa… Deben ser escuchadas por los que se dicen cristianos”.
 “El cristiano – añadió el Papa – adora a Jesús; el cristiano busca a Jesús; el cristiano sabe reconocer las llagas de Jesús. Y hoy todos nosotros, aquí, tenemos necesidad de decir: ‘¡Estas llagas deben ser escuchadas!’. Pero hay otra cosa que nos da esperanza. Jesús está presente en la Eucaristía, aquí está la Carne de Jesús; Jesús está presente entre ustedes: y la Carne de Jesús son las llagas de Jesús en estas personas”.
 “Pero es interesante – prosiguió diciendo Francisco – que Jesús, cuando resucitó era bellísimo. No tenía en su cuerpo lívidos y heridas… ¡Nada! ¡Era más bello! Sólo ha querido conservar las llagas y se las ha llevado al Cielo. Las llagas de Jesús están aquí y están en el Cielo ante el Padre. Nosotros curamos las llagas de Jesús aquí y Él, desde el Cielo, nos muestra sus llagas y nos dice a todos nosotros: ‘¡Te estoy esperando! Así sea”.
 Antes de dejar el Instituto el Papa saludó con estas palabras: “Muchas gracias… y recen por todos los niños, los chicos, las personas que están aquí, por todos los que trabajan aquí. ¡Por ellos!… ¡Que el Señor los bendiga! ¡Recen también por mí, eh! Pero siempre recen a favor, no en contra, eh… Que el Señor los bendiga”.
 Una oración ante la tumba de San Francisco
 El Papa rezó ante la tumba de San Francisco, durante su visita a la Basílica Superior de Asís.
 Después de colocar tres rosas, el Papa se arrodilló en la cripta y rezó en silencio durante unos instantes.
 Estuvo acompañado por varios frailes franciscanos y los ocho cardenales que componen su consejo asesor.+
Publicar un comentario