miércoles, 6 de agosto de 2014

“Aprendan las Bienaventuranzas”, pidió el Papa al retomar sus catequesis

“Aprendan las Bienaventuranzas”, pidió el Papa al retomar sus catequesis 
 Miercoles 6 Ago 2014 | 10:10 am 
Ciudad del Vaticano (AICA): El papa Francisco retomó, esta mañana, las audiencias generales de los miércoles, luego del receso estival. En una plaza de San Pedro, colmada de peregrinos provenientes de todas partes del mundo, el Santo Padre continuó con sus catequesis dedicadas a la Iglesia. “Hoy contemplamos a la Iglesia como nuevo Pueblo de Dios, que se funda sobre la nueva Alianza sellada con la sangre de Jesús”, expresó el Pontífice. 

 El papa Francisco retomó, esta mañana, las audiencias generales de los días miércoles, luego del receso estival. En una plaza de San Pedro, colmada de peregrinos provenientes de todas partes del mundo, el Santo Padre continuó con sus catequesis dedicadas a la Iglesia. “Hoy contemplamos a la Iglesia como nuevo Pueblo de Dios, que se funda sobre la nueva Alianza sellada con la sangre de Jesús”, expresó el Pontífice.
 “En la montaña del Sinaí, dijo Francisco en sus palabras en español, Dios estableció una alianza con Moisés entregándole los diez mandamientos. También Jesús, sobre una pequeña colina, entrega a sus discípulos una enseñanza nueva, que comienza con las Bienaventuranzas” –dijo el Papa. Y explicó que las Bienaventuranzas “son como el retrato de Jesús, su forma de vida y el camino de la felicidad que anhela el corazón humano”.
 Francisco concluyó afirmando que “además de la nueva ley, el Señor nos invita a reconocerlo en los pobres, en los que sufren, en los que pasan necesidad. De esto se nos juzgará al final de nuestra vida. La nueva alianza consiste precisamente en reconocer que gracias a Cristo la misericordia y la compasión de Dios nos rodean”.
 Texto de la catequesis 
 Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días! 
 En las catequesis precedentes hemos visto como la Iglesia constituye un pueblo, un pueblo preparado con paciencia y amor por Dios y al cual estamos todos llamados a pertenecer. Hoy quisiera subrayar la novedad que caracteriza este pueblo. Hay una novedad que le caracteriza. Se trata realmente de un pueblo nuevo, que se funda sobre la alianza, establecida por Jesús con el don de su vida. Esta novedad no niega el camino precedente ni se opone a él, sino que lo lleva adelante, a cumplimiento. 
 Hay una figura muy significativa, que actúa como una unión entre el Antiguo y el Nuevo Testamento: la de Juan Bautista. Para los Evangelios sinópticos es el "precursor", el que prepara la venida del Señor, preparando al pueblo a la conversión del corazón y a la acogida de la consolación de Dios ya cercana. Para el Evangelio de Juan es el "testigo", ya que nos hace reconocer en Jesús al que viene de lo alto, para perdonar nuestros pecados, y hacer de su pueblo su esposa, primicia de la nueva humanidad. 
 Como "precursor" y "testigo", Juan Bautista juega un papel central en toda la Escritura, ya que hace de puente entre la promesa del Antiguo Testamento y su cumplimiento, entre las profecías y su cumplimiento en Jesucristo. Con su testimonio, Juan nos muestra a Jesús, nos invita a seguirlo, y nos dice en términos inequívocos que esto requiere humildad, arrepentimiento y conversión. Es una invitación que hace a la humildad, al arrepentimiento y a la conversión. 
 Como Moisés había estipulado la alianza con Dios, en virtud de la Ley recibida en el Sinaí, así Jesús, desde una colina junto al lago de Galilea, entrega a sus discípulos y a la multitud una nueva enseñanza que comienza con las bienaventuranzas. Moisés desde la Ley en el Sinaí, y Jesús, el Nuevo Moisés, desde la nueva Ley en la orilla del lago de Galilea. 
 Las Bienaventuranzas son el camino que Dios muestra como respuesta al deseo de felicidad inherente en el hombre, y perfeccionan los mandamientos de la Antigua Alianza. Estamos acostumbrados a aprender los diez mandamientos, seguro, todos ustedes lo saben. En la catequesis los aprendieron. Pero no estamos acostumbrados a aprender las bienaventuranzas. Vamos a probar de recordarlas y grabarlas en nuestros corazones. Hacemos una cosa, yo diré una detrás de otra. Yo digo una y ustedes la repiten.
 Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los cielos. 
 Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados. 
 Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán en herencia la tierra. 
 Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. 
 Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. 
 Bienaventurados los que buscan la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios. 
 Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los cielos. 
Bienaventurados seréis cuando os injurien, os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa. Alegraos y regocijaos porque vuestra recompensa será grande en los cielos. 
 ¡Muy bien! Les doy una tarea para casa, una tarea para hacer en casa. Tomen el Evangelio, el que llevan con ustedes, recuerden que deben llevar siempre un pequeño Evangelio con ustedes en el bolsillo, en el bolso. O el que tengan en casa. Del Evangelio, en los primeros capítulos de Mateo, el 5, están las bienaventuranzas. Y hoy, mañana, en casa, léanlo. ¿Lo harán? Y no lo olviden porque es la Ley que nos da Jesús. Gracias. 
 En estas palabras está toda la novedad traída por Cristo. Y toda la novedad de Cristo está en estas palabras. De hecho, las Bienaventuranzas son el retrato de Jesús, su forma de vida; y son el camino de la verdadera felicidad, que también nosotros podemos recorrer con la gracia que Jesús nos da. 
 Además de la nueva Ley, Jesús nos enseña también el "protocolo" sobre el que seremos juzgados: porque al final del mundo seremos juzgados. ¿Y qué preguntas se harán allí? ¿Cuáles serán estas preguntas? ¿Cuál es el protocolo sobre el que se juzgará? Es lo que encontramos en el capítulo 25 del Evangelio de Mateo.
 Hoy la tarea es leer el quinto capítulo del Evangelio de Mateo, donde están las bienaventuranzas. Y también leer el 25, donde está el protocolo, las preguntas que nos harán el día de juicio. 
 No tendremos títulos, créditos o privilegios para presentarnos. El Señor nos reconocerá si nosotros lo hemos reconocido en el pobre, en el hambriento, en el indigente y marginado, en quien sufre y está solo. Y este es uno de los criterios fundamentales de verificación de nuestra vida cristiana, sobre la cual Jesús nos invita a medirnos cada día. 
 Yo leo las bienaventuranzas, pienso como debe ser mi vida cristiana y después hago el examen de conciencia con este capítulo 25 de Mateo. Cada día. Nos hará bien, porque son cosas sencillas pero concretas. 
 Queridos amigos, la nueva alianza consiste precisamente en esto: en reconocer, en Cristo, envuelto de la misericordia y de la compasión de Dios. Es esto que llena nuestro corazón de alegría, y es esto que hace de nuestra vida un testimonio hermoso y creíble del amor de Dios para todos los hermanos que encontramos cada día. 
 Recuerden la tarea. Capítulo 5 de Mateo y capítulo 25 de Mateo.+
Publicar un comentario