jueves, 18 de diciembre de 2014

Feliz por el acercamiento entre Washington y La Habana, el Papa alentó el trabajo de los embajadores


Feliz por el acercamiento entre Washington y La Habana, el Papa alentó el trabajo de los embajadores 
 Jueves 18 Dic 2014 | 12:14 pm 
Ciudad del Vaticano (AICA): “Hoy todos estamos contentos, porque hemos visto como dos pueblos que se habían alejado hace tantos años, ayer dieron una paso para acercarse. Y esto fue realizado por embajadores de la diplomacia”, expresó feliz el Santo Padre al recibir, esta mañana, en la Sala Clementina del Palacio Apostólico, las cartas credenciales de diversos embajadores acreditados ante la Santa Sede. “El de ustedes es un trabajo noble, muy noble”, subrayó el Pontífice a los embajadores y les deseó que su labor “sea fructuosa, fecunda”.
  “Hoy todos estamos contentos, porque hemos visto como dos pueblos que se habían alejado hace tantos años, ayer dieron una paso para acercarse. Y esto fue realizado por embajadores de la diplomacia”, expresó feliz el Santo Padre al recibir, esta mañana, en la Sala Clementina del Palacio Apostólico, las cartas credenciales de diversos embajadores acreditados ante la Santa Sede. “El de ustedes es un trabajo noble, muy noble”, subrayó el Pontífice a los embajadores y les deseó que su labor “sea fructuosa, fecunda”.
 Los embajadores que presentaron las cartas credenciales fueron de Mongolia; Bahamas; Dominica; Tanzania; Dinamarca; Malasia; Ruanda; Finlandia; Nueva Zelandia; Mali; Togo; Bangladesh y Qatar.
“Les doy una cálida bienvenida -dijo el Papa- y les deseo que cada vez que entren en esta casa se sientan como en la suya. A ustedes, a sus pueblos y a sus Jefes de Gobierno van toda nuestra acogida y nuestro respeto. Os saludo a todos y os deseo un trabajo fructuoso, un trabajo fecundo”.
 Les deseó además “un trabajo fructuoso, fecundo", porque "el trabajo del embajador es un trabajo de pequeños pasos, de pequeñas cosas, pero que acaban siempre por hacer la paz, acercar a los corazones de los pueblos, sembrar hermandad entre los pueblos".
 “El trabajo del embajador, indicó Francisco, es una tarea de pequeños pasos, de cosas pequeñas, pero encaminados siempre a llevar la paz, a acercar el corazón de los pueblos, a sembrar fraternidad entre los pueblos. Que Dios los bendiga. Gracias”, concluyó.+
Publicar un comentario