jueves, 1 de octubre de 2015

El Papa y los refugiados: "Recibirlos es la respuesta del Evangelio de la misericordia"


El Papa y los refugiados: "Recibirlos es la respuesta del Evangelio de la misericordia" 
 Jueves 1 Oct 2015 | 08:25 am 
Ciudad del Vaticano (AICA): El papa Francisco volvió a pedir por los refugiados en su mensaje para la próxima Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, que se celebrará el 17 de enero de 2016, en el que aseguró que los desplazados deben interpelar a todos los cristianos. “¡recibir al otro es recibir a Dios en persona!”, recordó e instó a ver a los migrantes “sobre todo como personas que pueden contribuir al bienestar y al progreso de todos”. También exhortó a crear condiciones para que nadie tenga que huir de la pobreza, de la violencia y de la persecución, y pidió ayudar a los países de los que parten los migrantes.

 El papa Francisco volvió a pedir por los refugiados en su mensaje para la próxima Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, que se celebrará el 17 de enero de 2016, en el que aseguró que los desplazados "nos interpelan".
 “La indiferencia y el silencio abren el camino a la complicidad cuando vemos como espectadores a los muertos por sofocamiento, penurias, violencias y naufragios. Sea de grandes o pequeñas dimensiones, siempre son tragedias cuando se pierde aunque sea sólo una vida humana”, advirtió.
 El mensaje papal para la Jornada Mundial del Migrante lleva por título “Emigrantes y refugiados nos interpelan. La respuesta del Evangelio de la misericordia”.
 “En la raíz del Evangelio de la misericordia el encuentro y el recibimiento del otro se entrecruzan con el encuentro y el recibimiento de Dios: Recibir al otro es acoger a Dios en persona”, recordó e instó a ver a los migrantes “sobre todo como personas que pueden contribuir al bienestar y al progreso de todos”.
 El pontífice también exhortó a crear las condiciones para que nadie tenga que huir de la pobreza, de la violencia y de la persecución, y pidió ayudar a los países de los que parten los migrantes.
 "Los emigrantes son nuestros hermanos y hermanas que buscan una vida mejor lejos de la pobreza, del hambre, de la explotación y de la injusta distribución de los recursos del planeta, que deberían ser divididos igualmente entre todos", sostuvo en su mensaje.
 "¿No es tal vez el deseo de cada uno de ellos el de mejorar las propias condiciones de vida y el de obtener un honesto y legítimo bienestar para compartir con las personas que aman?", interpeló.
 Francisco pidió a los migrantes que "no se dejen robar la esperanza y la alegría de vivir que brotan de la experiencia de la misericordia de Dios, que se manifiesta en las personas que encuentran a lo largo de su camino".
 "Los encomiendo a la Virgen María, Madre de los emigrantes y de los refugiados, y a San José, que vivieron la amargura de la emigración a Egipto. Encomiendo también a su intercesión a quienes dedican energía, tiempo y recursos al cuidado, tanto pastoral como social, de las migraciones. Sobre todo, les imparto de corazón la bendición apostólica", agregó.+
Publicar un comentario