miércoles, 21 de octubre de 2015

Francisco: “Es necesario restituir el honor social a la fidelidad del amor”


Francisco: “Es necesario restituir el honor social a la fidelidad del amor” 
 Miercoles 21 Oct 2015 | 08:40 am
Ciudad del Vaticano (AICA): El papa Francisco hizo hoy una pausa a las reuniones de la asamblea del Sínodo de los Obispos para presidir la audiencia general en la Plaza Santa Pedro, donde reflexionó sobre la promesa de amor entre el hombre y la mujer y aseguró que ¨libertad y fidelidad no se oponen, al contrario se sostienen¨. ¨Es necesario restituir el honor social a la fidelidad del amor¨, consideró y subrayó, ¨ninguna otra escuela puede enseñar la verdad del amor, si la familia no lo hace.  

 El papa Francisco hizo hoy una pausa a las reuniones de la asamblea del Sínodo de los Obispos para presidir la audiencia general en la Plaza Santa Pedro, donde ante una multitud dedicó la catequesis a reflexionar sobre la promesa de amor entre el hombre y la mujer sobre la que está fundada la familia.
 El pontífice sostuvo que esta promesa “lleva en sí el compromiso de recibir y educar a los hijos, cuidar de los padres ancianos y de los miembros más débiles de la familia, ayudándose mutuamente a desarrollar las propias cualidades y a aceptar las limitaciones”.
 “En la actualidad, algunos factores como la búsqueda a toda costa de la propia satisfacción, o la exaltación innegociable de la libertad, han debilitado la fidelidad a esta promesa, deshonrando la fidelidad con el incumplimiento de las promesas o siendo muy indulgentes con la inobservancia de la palabra dada”, advirtió.
 “Es necesario restituir el honor social a la fidelidad del amor, sabedores de que la fidelidad del hombre a la promesa depende siempre de la gracia y de la misericordia de Dios, y de que el vínculo que se crea por el amor o la amistad es bello y nunca destruye la libertad”, sostuvo y aseguró: “libertad y fidelidad se sostienen mutuamente tanto en las relaciones interpersonales como en las sociales”.
 Por último, Francisco afirmó que “la familia juega un papel muy importante en todo esto, pues, mediante el amor y la generación, se convierte en transmisora de esa sorprendente obra maestra de humanidad que es la fidelidad, vivida como una bendición perenne de Dios, y que expresa también de forma misteriosa la relación de Cristo con la Iglesia”.
 El Papa saludó luego a los peregrinos de lengua española, en particular a los grupos provenientes de España y Latinoamérica, a quienes invitó a rezar por los padres sinodales: “Que el Señor bendiga su trabajo, desarrollado con fidelidad creativa y con la firme esperanza de que el Señor es el primero en ser fiel a sus promesas”, pidió.
 Tras los saludos en las distintas lenguas, el Santo Padre recordó que mañana se celebra la memoria litúrgica de san Juan Pablo II.
 Francisco pidió a los jóvenes que el testimonio de vida del Papa polaco “sea ejemplo para su camino”, llamó a los enfermos a llevar “con alegría la cruz del sufrimiento como él nos enseñó” e invitó a los recién casados a que pidan la intercesión de Karol Wojtyla para que en “su nueva familia no falte nunca el amor”.+
Publicar un comentario