lunes, 26 de octubre de 2015

“Hoy es tiempo de misericordia”, dijo el Papa en la clausura del Sínodo


“Hoy es tiempo de misericordia”, dijo el Papa en la clausura del Sínodo 
 Domingo 25 Oct 2015 | 11:20 am 
 Misa de clausura del Sínodo 

Ciudad del Vaticano (AICA): El papa Francisco clausuró, este domingo 25 de octubre, el Sínodo de la Familia que desde el pasado 4 de octubre reflexionó sobre “La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo”. Con una solemne misa en la Basílica de San Pedro, ante la presencia de los padres sinodales, el Pontífice recordó en su homilía la necesidad de hacer como Jesús, que se inclina hacia el necesitado, evitando construirnos un mundo como nos gustaría a nosotros, el cual excluye a las personas heridas. “No hay otra respuesta que hacer nuestras las palabras de Jesús, y sobre todo imitar su corazón. Las situaciones de miseria y los conflictos son para Dios ocasiones de misericordia. Hoy es tiempo de la misericordia!”, expresó el Pontífice. 

 El papa Francisco clausuró, este domingo 25 de octubre, el Sínodo de la Familia que desde el pasado 4 de octubre reflexionó sobre “La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo”. Con una solemne misa en la Basílica de San Pedro, ante la presencia de los padres sinodales, el Pontífice recordó en su homilía -comentando las lecturas y el Evangelio de la liturgia del día-, la necesidad de hacer como Jesús, que se inclina hacia el necesitado, evitando construirnos un mundo como nos gustaría a nosotros, el cual excluye a las personas heridas.
 El Pontífice señaló que el pasaje del Evangelio “nos presentan la compasión de Dios, su paternidad, que se revela definitivamente en Jesús” y señaló que “sólo el encuentro con Jesús da al hombre la fuerza para afrontar las situaciones más graves”. Además advirtió del riesgo de caer en una “espiritualidad del espejismo” y en la tentación de una “fe que sigue un programa”.
 Finalmente el Santo Padre agradeció a los padres sinodales “por el camino que hemos compartido con la mirada fija en el Señor y los hermanos, en la búsqueda de senderos que el Evangelio indica a nuestro tiempo para anunciar el misterio de amor de la familia”.+
Publicar un comentario