miércoles, 2 de marzo de 2016

El Papa advirtió que la Iglesia no necesita “dinero sucio” de benefactores explotadores


El Papa advirtió que la Iglesia no necesita “dinero sucio” de benefactores explotadores 
Miercoles 2 Mar 2016 | 10:53 am
Ciudad del Vaticano (AICA): El papa Francisco advirtió hoy que la Iglesia no necesita “dinero sucio” y aseguró que a los benefactores que pretenden llevar una ¨oferta fruto de la sangre de gente explotada, maltratada, esclavizada, con trabajo mal pago” él prefiere decirles: “Por favor llévate de vuelta tu cheque, quémalo¨. Exhortó también a buscar justicia y afirmó que si se cumplen las obras de misericordia, entre ellas el socorro a los refugiados, entonces ¨los pecados se harán blancos como la nieve¨. 

 El papa Francisco advirtió hoy que la Iglesia no necesita “dinero sucio” y aseguró que a los benefactores que pretenden llevar una "oferta fruto de la sangre de gente explotada, maltratada, esclavizada, con trabajo mal pago” él prefiere decirles: “Por favor llévate de vuelta tu cheque, quémalo".
 Durante la audiencia general en la Plaza San Pedro, el pontífice improvisó unas palabras para cuestionar la actitud de aquellos que se dicen católicos, pero explotan y esclavizan al prójimo.
 "Pienso en algunos benefactores de la Iglesia, que vienen a donar su ofrenda a la Iglesia, ¡y su ofrenda es fruto de la sangre de tanta gente maltratada, esclavizada, mal pagada en el trabajo!", puntualizó.
 "A ellos, les digo: por favor, retoma tu cheque y quémalo. El pueblo de Dios, es decir, la Iglesia, no necesita dinero sucio, sino corazones abiertos a la misericordia de Dios", sostuvo.
 Socorrer a los refugiados 
 El Papa exhortó también a buscar justicia y pidió socorrer al oprimido, al reflexionar sobre el libro del profeta Isaías.
 "Rindan justicia al huérfano, defiendan la causa de la viuda, piensen en tantos refugiados que desembarcan en Europa y no saben dónde ir", reclamó.
 Francisco afirmó que si se cumplen las obras de misericordia, entre ellas el socorro a los refugiados, entonces "los pecados se harán blancos como la nieve".
 "Esto es el milagro de la misericordia de Dios, y nuestros pecados se harán blancos como la nieve y cándidos como la lana, y los pueblos podrán vivir en paz", subrayó.
 "La misericordia de Dios es ofrecida a todos y estas palabras del profeta valen también hoy para todos nosotros que estamos llamados a vivir como hijos de Dios", concluyó.+
Publicar un comentario