miércoles, 9 de marzo de 2016

Via Crucis: Card. Bassetti meditará sobre la armonía entre la Pasión de Jesús y la del ser humano


Via Crucis: Card. Bassetti meditará sobre la armonía entre la Pasión de Jesús y la del ser humano 
Miercoles 9 Mar 2016 | 09:17 am
Roma (Italia) (AICA): El Santo Padre eligió al cardenal Gualtiero Bassetti, arzobispo de Perugia-Città della Pieve, para escribir las meditaciones destinadas al Vía Crucis del Viernes Santo, que se realizará el 25 de marzo próximo en el Coliseo de Roma. El cardenal Bassetti en declaraciones a Radio Vaticano, indicó que el Vía Crucis es el tradicional, al que se añade “una reflexión sobre lo que está sucediendo en el mundo, especialmente en los lugares en donde se sufre por la guerra, la pobreza y donde se viola diariamente la dignidad de la persona humana”. Esto porque “Jesús vive su pasión personalmente, pero la revive también en la humanidad”.

 El Santo Padre eligió al cardenal Gualtiero Bassetti, arzobispo de Perugia-Città della Pieve, para escribir las meditaciones destinadas al Vía Crucis del Viernes Santo, que se realizará el 25 de marzo próximo en el Coliseo de Roma. El cardenal Bassetti en declaraciones a Radio Vaticano, indicó que el Vía Crucis es el tradicional, al que se añade “una reflexión sobre lo que está sucediendo en el mundo, especialmente en los lugares en donde se sufre por la guerra, la pobreza y donde se viola diariamente la dignidad de la persona humana”. Esto porque “Jesús vive su pasión personalmente, pero la revive también en la humanidad”.
 El purpurado indicó que se ha inspirado en el cuadro de ‘Il Perugino’, que pintó en el Monasterio de Santa María Magdalena de Pazzi, en Florencia: una escena hermosa que relaciona profundamente la Pasión de Jesús con la del hombre. Además, para ilustrar los contenidos eligió unas imágenes del Vía Crucis en cerámica, que se encuentran en el seminario de Perugia
 “Intenté leer el dolor a la luz del gran amor de Dios por la humanidad –dijo el cardenal– porque contrariamente el dolor no tendría sentido. Y añadió que “en el Año de la Misericordia es claro que el horizonte del Vía Crucis no puede ser sino el del amor y el del perdón”.
 El arzobispo de Perugia señaló que en la cuarta estación, cuando Jesús encuentra a su Madre, puso “al lado del drama de María el drama de nuestras familias, la situación de las familias y los jóvenes. Y también el trabajo es uno de los temas que he querido”.
 O sea “los pequeños y grandes dramas de los hombres de hoy, de la Iglesia misma que tiene necesidad continuamente de purificación y reconciliación”. Porque “en el fondo la Pasión y la muerte de Jesús son nuestra reconciliación con Dios”, dijo.
 El cardenal no olvidó otras situaciones, como cuando se pierde el sentido de la vida o el de “tener que dejar el propio país a causa de la guerra y de la miseria”.
 Así, el arzobispo buscó a la luz de la bula de convocación del Año Jubilar, la ‘Misercordiae vultus’, “reflexionar sobre la pasión de la Iglesia, de los hombres y del mundo, con una particular reflexión sobre los cristianos perseguidos”, en particular al meditar sobre la muerte de Jesús en la Cruz.
 Porque, añade, “los mártires del siglo XXI son sin lugar a dudas los apóstoles de hoy. Y como dice justamente el Santo Padre, cuando los asesinan por odio a Cristo, no les preguntan si son protestantes, ortodoxos o católicos”. Lo hacen “por odio a la fe que ellos expresan”.
 Otra de las estaciones del Vía Crucis que le inspiró fue la de la muerte de Jesús en la cruz, que intentará comentarla con una breve poesía, “donde está la absoluta soledad de Jesús, el abandono del Padre, cuando realmente tomó sobre sí el drama de toda la humanidad”.
 “Lo que más impresiona a todos, es que Jesús subió a la cruz porque quiso hacerlo, pudiendo evitarlo, y no bajó de la cruz, cuando podría haberse bajado, porque Él era el hijo de Dios”.
 Y concluyó que si bien el Vía Crucis de este año se centra en la de los hombres, “todo después se concentra en la luz de Pascua, este es el gran mensaje de esperanza que seguimos llevando”. +
Publicar un comentario